14 de noviembre de 2022

En su aniversario 305 concejo municipal de Quillota reconoce a 9 vecinos como ciudadanos distinguidos

En su aniversario 305 concejo municipal de Quillota reconoce a 9 vecinos como ciudadanos distinguidos. Se trata de dirigentes sociales, políticos y sindicales; profesores normalistas; comerciantes y empresarios de la ciudad, incluidos dos reconocimientos póstumos fueron reconocidos como ciudadanos distinguidos en el marco de la celebración de los 305 años de la comuna.

La Plaza de Armas fue escenario de la tradicional Sesión Solemne del Concejo Municipal, donde se nombraron nueve Ciudadanos Distinguidos, y la Parroquia San Martín de Tours, que recuerda al patrono de la ciudad, acogió el Te Deum Ecuménico de Acción de Gracias. Posteriormente se desarrolló un desfile cívico militar en el mismo sector.

Así agradeciendo la labor de estos Quillotanos, el concejo reconoce el trabajo silencioso, pero muy valioso entregado por estos vecinos…

Enrique Peragallo Casas-Cordero es toda una institución en el Comercio de Quillota,
Jimena Díaz Barraza es dirigenta vecinal de la Villa Paraíso, además de una incansable activista por las personas en situación de discapacidad.

El profesor Guillermo Gálvez Bravo egresó de la Escuela Normal de Viña del Mar en 1956, iniciando una prolongada y abnegada carrera docente, como director de escuelas en Puchuncaví e Hijuelas.

Patricio Zepeda Solís es un joven y esforzado emprendedor quillotano, propietario del pub y restaurante Las Terrazas. Pero además destaca por su gran espíritu solidario,

Yanina Salinas Finschi es ingeniera agrónoma y magister formada en la Facultad de Agronomía de la Universidad Católica. Desde hace 12 años es la directora del Centro de Formación técnica de la UC.
Además fueron reconocidos el dirigente sindical Reinaldo Barriga y los hermanos Hugo y César Villegas

El concejo también entrego dos distinciones póstumas se trata del estudiante y musico Diego Guzmán Farías . fue su madre Alicia Farías quien recibió la distinción póstuma

Clara Luz Soto Barisich fue una virtuosa pianista, que llevó su amor por la música a la Educación, titulándose de profesora normalista. Comenzó en la docencia en Hijuelas, trasladándose en 1959 a la Escuela de Boco, donde fue directora por largos años, impulsado la inclusión de niños provenientes de hogares de menores. Falleció en agosto pasado y su reconocimiento fue recibido por su hija Claudia Rivera Soto



TEMAS