13 de abril de 2022

Garita de colectivos abandonada sigue siendo nido de delincuentes

Fue el 24 de marzo, cuando los vecinos de calle Sargento Aldea, en la población Ambrosio O’Higgins, denunciaron públicamente el drama que durante 10 años han vivido a causa de una garita de colectivos abandonada.

Tras los reclamos de los vecinos, el basural fue retirado y también las protecciones metálicas de toda la estructura, pero eso derivó en que hoy el peligro sea mucho mayor.

 
Solo durante estas tres semanas, a dos adolescentes les robaron sus bicicletas, a una mujer la intentaron abusar sexualmente y a otra vecina, la asaltaron, todo esto a plena luz del día, cosa que ha acabado con la tranquilidad de las familias, en gran número de personas mayores, quienes han llegado a sufrir cuadros psicológicos a causa del temor permanente.

Vecinos que trabajan y que se levantan cuando aún está oscuro, tienen que pasar por este lugar que lisa y llanamente, es una boca de lobos. Gente que dicen, no son del sector, llegan ahí a pernoctar, a consumir drogas y alcohol, y ciertamente a sembrar el terror entre los vecinos, que hoy han perdido completamente la calidad de vida.


Para todos es así, pero con acento en la familia cuya puerta principal de la vivienda choca literalmente con esta garita abandonada que está construida en un lugar destinado a área verde, que lleva más de 10 años desocupada, que no tiene nadie responsable, que también echa por tierra la plusvalía de las viviendas y por si fuera poco, es un foco de insalubridad, delincuencia y drogadicción.

Desde el municipio, la máxima autoridad comunal habría señalado a los vecinos, estar al tanto de la situación y en un plazo máximo de 15 días, habría una solución definitiva.

Los vecinos esperan que eso signifique la demolición de la garita y el hermoseamiento del sector. Respuesta que igualmente no los deja tranquilos y es que la única forma, dicen, es ver cómo una petición que tiene al menos una década, se convierta en realidad.