8 de julio de 2022

Colapso en sumideros de aguas lluvias dejó sistema frontal

Un promedio de siete milímetros de agua caída dejó el sistema frontal registrado durante la madrugada de este viernes en el valle de Aconcagua.

Lluvias que, aunque son muy bien recibidas por cuanto permiten ilusionarse con un invierno más “normal”, fue inesperado pues no existía pronóstico alguno. En la provincia de Los Andes esto no tuvo afectación en familias ni anegamiento de viviendas, al menos según los informes entregados desde los distintos municipios.

Un sistema frontal que además estuvo antecedido de viento que a ratos tuvo rachas de hasta 23 kilómetros por hora. Eso provocó la caída de hojas que luego hicieron colapsar los sumideros de aguas lluvias y alcantarillado en distintos puntos dentro del valle de Aconcagua.

Pero ojo, esta vez, la mayor incidencia fue producto de la acumulación de hojas, pero casi en la totalidad de las veces se debe a la falta de conciencia de algunas personas.

Impacto menor en relación a lo negativo que pudo haber dejado este sistema frontal que ya a las 10 de la mañana quedaba atrás dando paso a un cielo despejado, un sol radiante y una postal única en torno a la nieve en cordillera.
Lo positivo en tanto, es que, pese a lo inesperado, el agua caída en el momento que sea, en Aconcagua es muy bien recibida.


TEMAS