17 de septiembre de 2020

Solicitan cambiar la aduana sanitaria de Chacabuco a control aleatorio


Desde fines de la semana pasada que la congestión vehicular producto de la Aduana Sanitaria en el sector de la cuesta Chacabuco, ha provocado mucha molestia entre quienes deben necesariamente viajar entre el valle de Aconcagua y la Regiòn Metropolitana.


Frente a esto, el gobernador provincial reconoció que se está solicitando que este punto sea eliminado o al menos cambiado por un control sanitario para agilizar el trànsito, considerando que hoy el movimiento que se hace es entre comunas que no se encuentran en cuarentena.


Solicitan cambiar la aduana sanitaria de Chacabuco a control aleatorio

 

Cuando comenzaron a aparecer los primeros casos de covid19 en Aconcagua, la mayor exigencia de ciudadanos y autoridades, era cerrar las fronteras para evitar el aumento de los contagios. Tras varias semanas de eso, se instaló un cordón sanitario en el sector de Chacabuco antes del túnel para controlar el tránsito de personas. Luego, se cambió a aduana sanitaria y así se ha mantenido hasta ahora.


Sin embargo, durante los últimos días la congestión ha sido mucha y las esperas superan las 3 horas quedando vehículos incluso varados al interior del túnel.


Por eso este miércoles, el Gobernador Provincial de Los Andes Sergio Salazar, reconoció que está solicitando a las autoridades de Salud, volver a la definición de control sanitario para generar solo fiscalizaciones aleatorias y agilizar el flujo vehicular.

 

No se trata de terminar con las medidas preventivas, pero la determinación se sustenta en dos cosas. Una de ellas, es que la restricción de movilidad se aplica básicamente en comunas con cuarentena o los fines de semana en comunas en transición, sin embargo, lo que hoy ocurre entre  Santiago y Aconcagua, permite el tránsito de personas que en gran número lo hace por trabajo.

 

El llamado de la autoridad es a que esa circulación interregional, se haga cuando sea solo estrictamente necesario, pues aún cuando las libertades son mayores, el virus sigue presente y el riesgo de contagio también.


Además se fue enfático en decir que este tipo de decisiones finalmente pasan exclusivamente por las autoridades sanitarias a nivel central y regional. En ese contexto, la idea no es que desaparezca el control, sino que  exista mayor flexibilidad por ejemplo en el caso de los buses cuyos pasajeros son fiscalizados en los terminales y aún así, deben nuevamente someterse a la aduana sanitaria.