24 de septiembre de 2020

Comienza intenso trabajo preventivo y de control de incendios forestales

Comienza la primavera y en Aconcagua se evidencia el florecimiento de árboles y flores, pero también las temperaturas son más altas, esto último deriva inevitablemente que aquellos cerros y praderas que producto de la mayor cantidad de agua caída, este año, tuvieron un aumento en la vegetación, pasen a convertirse en sectores de riesgo pues el material combustible incide en la probabilidad de incendios forestales.


Por esto, desde la dirección de emergencias y protección civil en la provincia de Los Andes, ya se inició el trabajo de coordinación que busca prevenir este tipo de siniestros, y cuando ya se han declarado, tener una respuesta adecuada para su combate.

 

A través del Comité de Operaciones de Emergencia, el levantamiento de puntos críticos, la realización de simulacros, patrullajes de fiscalización relacionada a la normativa que regula las quemas agrícolas y todo eso, en pos de preparar la provincia para enfrentar la temporada de verano que es cuando más incendios forestales se registran.


Las estadísticas hablan por si solas y por eso, el escenario que se prevé es preocupante. Desde el año 2018 al 2019, los incendios forestales de mayor magnitud aumentaron en un 100% y por ende, las hectáreas de terreno afectado, también fue mucho mayor.

 

El 99% de los incendios forestales son provocados por la acción humana, ya sea intencional o accidental… de hecho, en años anteriores se identificó a pirómanos actuando en la provincia. Otro foco importante es la realización de quemas agrícolas mal realizadas. Por eso, el trabajo actual también pasa por un proceso de educación, información y fiscalización.