26 de agosto de 2021

BUSCAN REDUCIR HORARIOS DE ATENCIÓN DEL COMERCIO

Dos iniciativas de ley avanzan en paralelo en el Congreso Nacional, las cuales buscan reducir el horario de atención del comercio, tanto para días de semana como para festivos y fines de semana. Trabajadores apuestan por el éxito de los proyectos, ya que con un cambio a la normativa se intenta reducir el riesgo de asaltos, mejorar la calidad de vida y pasar más tiempo junto a la familia. 

La Alianza de Trabajadores del Comercio, agrupación sindical que reúne a más de 15 organizaciones del país ha llevado adelante una serie de encuentros con parlamentarios de diversos sectores, con la finalidad de avanzar en una legislación que permita reducir el horario de atención de establecimientos de esta naturaleza. 


Por una parte, el proyecto de ley presentado por los senadores Guillier, Provoste, Navarro y Sandoval plantea que las puertas del comercio se cierren a las 19:00 horas, mientras que la iniciativa presentada por el diputado Tucapel Jimenes, presidente de la comisión de trabajo de la Cámara Baja, con los apoyos de otros 5 honorables, plantea que el cierre sea de lunes a sábado a las 20:00 horas y a las 18:00 horas los domingos. 


Si bien, ambos proyectos hacen alusión exclusiva al comercio, dejando espacio para que restaurantes, cines, salas de teatro, hoteles, entre otros servicios, continúen atendiendo de acuerdo a criterios propios, la discusión se da en el contexto de una arremetida desde el mundo sindical que busca la reducción de jornadas en diversos rubros y segmentos de la economía, proyectos que han abierto el debate sobre la efectividad de dichas medidas y su impacto en la calidad de vida de los trabajadores. 


Ambas iniciativas de ley serán evaluadas por las comisiones competentes, por lo tanto al igual que otras presentaciones de similar naturaleza, resta un tiempo considerable para que en caso de ser aprobado sea promulgada y se implemente su puesta en práctica. Por ahora, la discusión se mantiene en el congreso, pero también en las calles y en el mismo comercio donde hay voces a favor y en contra de dicha modificación al código laboral.